I

Digamos jardines
que vienen los bienes
mate cocido y alfajor

que el sendero de miedos 
ya no sirve para nada
pregunto, y que sea divertido

las saliditas de Urondo
arriba las manos
si quieran salvar

uno, tos, tres nomás
el resto escapistas 
tirando papeles al reloj

Desaparición forzada

Si ustedes lo permiten 
prefiero seguir viviendo
Paco Urondo

Leviatán lo corrió hasta el río helado
Era un joven artesano
Le fusilaron la vida
por defender nuestro derecho a la historia

La ministra tiene la sangre en la boca
No es apilamiento máximo
ni un contexto paradójico
Todas nuestras madres salen a la calle

Era un joven artesano
Lo corrieron hasta el río
No se puede decir lo que no se sabe
pero al gendarme ya lo condecoraron.

Hasta mañana

Apoyan el mundo en el piso,
borran pantallas de tiza
arriba del sol, sin escritorio
algunos toman nota
hasta el timbre de la patria
el último en salir
salen los primeros
salen los segundos
los terceros como si nada